Blogia
Historias con Historia

Que en Paz Descanse... O no.

Que uno la palme no significa necesariamente que le vayan a dejar en paz (al menos en este mundo terrenal). Son numerosas las ocasiones que las personas, casi siempre movidas por un exceso de admiración o de animadversión, no permiten que los restos de un finado descansen tranquilamente, conviertiendo su muerte en una odisea peor aún que la que pudieran pasar en vida. Aquí van algunos ejemplos.

Máscara mortuaria de cera de Oliver cromwell

Oliver Cromwell, político y estadista inglés, tiene el merito de ser el culpable del único periodo de república que ha tenido la siempre muy monárquica Inglaterra. Murió en 1658 de causas naturales y fue enterrado con honores en la abadía de Westminster, pero cuando la monarquía recuperó el poder quisieron cobrárselas todas juntas. Desenterraron el cuerpo y fue arrastrado con un trineo por las calles de Londrés para luego ahorcarlo. Al anochecer lo descolgaron y fue decapitado (cuentan que necesitaron ocho hachazos).

Cabeza de Cromwell. La nariz dicen que la rompieron cuando lo descolgaron del patíbulo.

Su cuerpo se arrojó a un foso y su cabeza, clavada en una lanza, fue subida al tejado de Westminster donde permaneció expuesta durante... ¡veinticuatro años! En 1685 una tormenta hizo que cayera y un guarda real la cogió manteniéndola oculta hasta que en 1710 apareció en un espectáculo de curiosidades. La cabeza siguió cambiando de manos pasando por un actor, un joyero y una exposición hasta que finalmente, en 1960, la cabeza fue discretamente enterrada en los jardines del Sydney Sussex College.

 

Jeremy Bentham.

El filósofo británico Jeremy Bentham (1748-1832) donó al morir todas sus posesiones al University College Hospital de Londres aunque puso una extraña condición. A cambio pidió que su cuerpo fuera embalsamado y de esta manera presidiese todas las reuniones de la directiva del hospital. La fortuna de Jeremy debía de ser importante pues el hospital accedió a ello montando en una urna de cristal el esqueleto vestido con sus ropas y sujetando su bastón preferido.

Su cabeza fue sustituida por una réplica de cera y así de este modo, Jeremy estuvo presidiendo las reuniones durante noventa y dos años.

 

Charles O’Brien, un irlandés que medía más de dos metros y que a mediados del siglo XVIII pasaba por ser el hombre más alto del mundo, se había enterado de que un científico llamado John Hunter codiciaba su cadaver para incluirlo en su museo particular. Para evitar caer en las manos del científico, Charles lo dispuso todo para que su cuerpo fuera colocado en un feretro de plomo y arrojado al mar. Sin embargo, cuando el gigante irlandés murió, John Hunter logró sobornar a sus enterradores y se hizo con el cuerpo al que hirvió para preservar su esqueleto.

Durante siglos se ha expuesto en el Royal College de Londres compartiendo vitrina con el esqueleto de una pequeña siciliana que medía medio metro de altura.

 

James Scott, duque Monmouth e hijo ilegítimo de Carlos II de Inglaterra fue decapitado en 1685 acusado de rebeldía, en una ejecución que necesitó cinco golpes de hacha. Sin embargo, antes de ser enterrado y sin que se sepa de quien fue el "capricho", se tomó la decisión de que debía de realizarse un retrato del duque para que legase sus rasgos a la posteridad.

De este modo, se le volvió a coser la cabeza al cuerpo para poder pintar el retrato que aún se conserva.

 

Un caso mucho más reciente es el de Albert Einstein. Al parecer, la noche que se diseccionó el cadaver del científico, decenas de personas acudieron a contemplar el cuerpo del genio y, según palabras del oftalmólogo personal de Einstein, "cada uno agarró lo que pudo". Él mismo confesó haber cogido los ojos que todavía conserva en una caja fuerte y que de vez en cuando contempla.

El cerebro también sufrió una odisea de más de cuarenta años para terminar convertido en 240 pedazos que se repartieron entre varios científicos de todo el mundo. Puedes leer todos los detalles de esta truculenta historia en Fogonazos.

 

 

Visto en el libro:

El Libro de los Hechos Insólitos de Gregorio Doval.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

J.Damian -

Pufff conocia el caso de Einstein por Fogonazos pero los demas no se quedan atras, las salvajadas que podemos llegar a hacer...

un saludo si quieres ver mi blog:
www.0moving0.blogspot.com

^CiViLoN^ -

aqui he encontrado algo del craneo de descartes

http://www.ovejaselectricas.es/?p=533

es un genial blog por cierto.

isobel -

desde luego como somos...ya sea por admiración o por venganza, actuamos como autenticos carroñeros

Raistlin -

Lo gracioso es que einstein tampoco querían que hicieran nada con su cuerpo.
Otro caso también peculiar es el cráneo de Descartes que también tuvo su historia.

MariCarmen -

Lo de Einstein me pareció especialmente terrible... por q no dejan a los muertos en paz???
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres