Blogia
Historias con Historia

Historias de Palabras

Historias de Palabras

El lenguaje es, desde tiempo inmemoriales, algo inherente al ser humano. Por eso evoluciona casi como si fuera un ser vivo. El ,lenguaje nace, se desarrolla, evoluciona y en algunas ocasiones, también muere. Diariamente usamos multitud de palabras que, por habituales, olvidamos que también tiene una historia en la mayoría de los casos muy curiosa. Aquí contaré la historia de algunas de ellas.

Infinidad de ellas tiene su origen en el Latín y algunas menos en Griego, aunque en ocasiones ocurre que sus significados van cambiando y adecuándose a nuestros días por ejemplo:

Testificar: En la antigua Roma, cuando un ciudadano tenía que declarar sobre alguna cuestión, en vez de jurar mano en alto como en la actualidad, ellos se agarraban los testículos con la mano derecha. A este acto se le conocía como "testificari".

Sueldo: Viene de "Solidus" una moneda de oro de la época con la que pagaban a las legiones y que tenía un valor fijo, es decir, sólido. De "Solidus" derivó también "solidatus", soldado, el militar que cobraba un sueldo.

Salario: Una parte del sueldo que cobraban los legionarios romanos la recibían en sal(era un producto vital y de primera necesidad) A esta parte se la llamaba "salarium". De aquí proviene también asalariado y salarial.

Veneno: Proviene de la palabra "venenum" pero lo curioso es que esta palabra significaba dos cosas bien diferentes, Tóxico y Remedio. Tal vez es porque pensaban que no existían venenos, sino dosis que podían ser mortales.

Fármaco: Esta proviene del Griego "Farmakon" y le sucede lo mismo que con "venenum" servía lo mismo para designar el tóxico y el remedio. La palabra Farmacia también tiene aquí su origen.

Etcétera: Es una expresión Latina formada por la palabra "Et" que significa y más "cetera" que significa lo demás (Literalmente: "Y lo demás") Por eso no se debe escribir nunca "... y etcétera" pues la y va implícita en la palabra.

Murciélago: También deriva del Latín. "Mus" que significa ratón(el mouse inglés también proviene de esta palabra) y "ciélago" que significa ciego. Literalmente Ratón ciego.

Otras nos han llegado desde el medievo, como por ejemplo:

Usted: Que es la contracción de "vuestra merced", al igual que voecencia lo es de "vuestra excelencia" y usía de "vuestra señoría". Lo curioso es que actualmente se conserva la abreviatura Vd. en lugar de Ud. que ahora sería lo más normal.

Chapucero: Un "Chapucero" era un herrero que fabricaba clavos, trébedes, badiles y otras cosas bastas de hierro.

En la actualidad, el número de palabras que se incorporan a nuestro lenguaje, es ingente, pero no por ello, el origen de algunas deja de ser realmente curioso.

Tanque: Cuando los ingleses desarrollaron los primeros vehículos acorazados durante la I Guerra Mundial el proyecto era altamente secreto. Por eso afirmaban que las grandes piezas de hierro remachadas que transportaban de un lado a otro eran planchas para la contrucción de grandes depósitos o tanques de combustible(Tanks en ingles) Cuando se vieron los artilugios por primera vez en el campo de batalla todo el mundo supuso que aquellos eran los Tanques que estaban construyendo en secreto y con ese nombre se quedaron.

Rebeca: Esta palabra que define una chaqueta de punto femenina, le viene su nombre porque era la prenda que usaba Joan Fontaine en la película "Rebeca" de Alfred Hitchcock. Aunque "Rebeca" es un personaje que ni siquiera sale en la película, la prenda se popularizó con este nombre.

Pamela: Este popular sombrero tomó su nombre porque era el sombrero que llevaba la protagonista del libro de Samuel Richardson "Pamela o la virtud recompensada". Aunque en esta ocasión su protagonista sí se llamaba así.

Atlas: "Atlas" era un héroe mitológico a quien Zeus condenó a sostener la boveda celeste en sus espaldas. Pues bien, la imagen de un Atlas fue la que usó un geógrafo inglés para la portada de su libro con una serie de mapas que editó en 1585. Tanto se popularizó que desde entonces un Atlas define a un libro de mapas.

Estos son algunos ejemplo y existen infinidad de ellos que tal vez me decida a sacar en otro artículo. Tal vez uno con palabras que nos han llegado desde el otro del lado del charco y hay muchísimas... Unos pocos ejemplos y me despido.

La primera palabra que adoptamos fue la de canoa y procede del lenguaje Taíno y después vinieron cigarro del Maya, Guacamayo del Haitiano, chapapote del nahua.... Adiooos.

 

Nota curiosa: No tenía ni idea y me ha sorprendido.... ¿Sabíais que el Arabe tiene más de 3000 palabras que significan caballo y más de 9000 para decir camello¡¡¡¡¡ Sorprendente¡¡ Sorprendido

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

18 comentarios

Némesis -

Felicidades y muchas gracias por el blog.

Es un poco tarde para entrar en la discusión, pero acabo de leer el artículo y los comentarios, y me gustaría opinar acerca de los 3.000 caballos.

En España, a los toros se les llama de muchas maneras, según su edad o su "función", pero también según su carácter, su color, su pelo, la forma de los cuernos, y hasta la manera de moverse. Muchos nombres distintos, aunque la mayoría de nosotros, no conoce más que uno: "toro". Esto debe ser porque a esta mayoría le basta y le sobra con ese único nombre, mientras que a aquellos que viven, trabajan y comercian con estos animales, necesitan muchos más nombres.

Con la nieve y los esquimales pasa lo mismo. A la mayoría de nosotros nos basta con la palabra "nieve", pero existen muchas variedades de nieve. El que trabaja en una estación de esquí, necesita unas cuantas palabras más para distinguir estas variedades, aunque casi siempre son adjetivos añadidos al nombre. Ahora hay que ponerse en la piel de un esquimal, que vive completamente rodeado por la nieve, en muchas más variedades que en cualquier otro lugar. En esta cultura, la diferencia entre unas variedades y otras de nieve, tendrá una importancia vital. A ellos no les sobra ni una sola palabra que permita distinguir estas diferencias.

3.000 palabras para decir "caballo" parecen demasiadas, pero el "universal lingüístico de la economía del lenguaje" debe entenderse en un contexto determinado, y sin olvidar que hay otras "economías" involucradas. Muchas veces, resulta más económico disponer de más palabras, aunque cueste más aprenderlas y usarlas, porque así se evita tener que explicar las particularidades.

AMANDOLA -

De las màs bonitas que he encontrado, porque es el arte de expresiòn hablado de los seres humanos. Felicitaciones.

Andres -

Algo para agregar, según tengo entendido la costumbre de dejar el salero apoyado en la mesa cuando alguien te pide que se lo pases, viene de la mano del "salario", ya que como se cobraba en bloques de sal, si éste al pasar de mano en mano se rompia, era una imporante pérdida. Por lo tanto, en vez de pasarlo, se lo dejaba apoyado en la mesa (o donde fuere) para que la otra parte lo tomara y se hiciera responsable.

evilpredator -

muy interesante...
a veces me pongo a buscar el origen de algunas cosas, y lamentablemente en ocasiones nuestras fuentes de busqueda se ven limitadas.

Sin que sea tentativa de spam puro y duro te dejo algo que te dara algo para comer y en segunda un postre

http://evilpredator.blogspot.com/2006/09/el-origen-de-nuestras-palabras-o-la.html#links

y de postre el diccionario del diablo..agudo...sarcastico.. cruel
Aborígenes, s. Seres de escaso mérito que entorpecen el suelo de un país recién descubierto. Pronto dejan de entorpecer; entonces, fertilizan.

Abrupto, adj. Repentino, sin ceremonia, como la llegada de un cañonazo y la partida del soldado a quien está dirigido. El doctor Samuel Johnson, refiriéndose a las ideas de otro autor, dijo hermosamente que estaban "concatenadas sin abrupción"

Absoluto, adj. Independiente, irresponsable. Una monarquía absoluta es aquella en que el soberano hace lo que le place, siempre que él plazca a los asesinos. No quedan muchas: la mayoría han sido reemplazadas por monarquías limitadas, donde el poder del soberano para hacer el mal (y el bien) está muy restringido; o por repúblicas, donde gobierna el azar.

Gato, s. Autómata blando e indestructible que nos da la naturaleza para que lo pateemos cuando las cosas andan mal en el círculo doméstico.
Genealogía, s. Estudio de nuestra filiación hasta llegar a un antepasado que no tuvo interés en averiguar la suya.

http://evilpredator.blogspot.com/2006/06/andando-por-la-interne-me-tope-con-el.html#links

me gsutaria cambiar enlaces contigo...si lo deseas avisame por favor

Un abrazo fraterno

Elias -

Bueno, en español tenemos los casos de "potro" y "caballo", "osezo" y "oso", "lobezno" y "lobo", etc. Pero en todo caso, no llegarían a 3.000 ni aunque diésemos una palabra distinta para cada edad del caballo.

Existe una lengua árabe, y aunque no sea un experto en semíticas, supongo que pasará como con el castellano, ya que su situación es parecida: una amplia extensión geográfica, millones de hablantes y es oficial en multitud de países (si no recuerdo mal, en todos los países musulmanes, ya que los fanáticos creen que sólo en árabe se pueden leer correctamente las palabras de su profeta).

Aun así, siendo el castellano hablado por más personas que el árabe, y estando muy dialectalizado (hay varios dialectos en la península, también en América del norte y del sur, en Oriente Medio, en Marruecos, Filipinas, etc.) no creo que ningún concepto llegue a albergar tantos significantes distintos.

Además, si hablamos de conceptos que tienen palabras distintas en uno u otro dialecto (como el caso de "coche" y "carro" para referirse al automóvil, ya se hable en castellano peninsular o americano), no sería justo decir que son dos palabras para lo mismo, ya que para nosotros "carro" es otra cosa.

Es cierto que los idiomas suelen ser más generosos en términos que se refieren a las realidades que son más importantes para sus hablantes (aunque ciertos mitos, como las palabras para la "nieve" en el esquimal sean falsos), pero ten en cuenta que el esfuerzo memorístico y la falta de lógica en el caso que comentas serían insoportables.

El lenguaje es una herramienta que ha de ser práctica para ser útil. Y por los motivos que expuse en mi anterior comentario, por muy importantes que sean los caballos y los camellos, una cifra tan alta es imposible.

En los pueblos de Castilla el cerdo es un animal con una importancia económica sin igual, en muchos períodos de la historia familias enteras han sobrevivido mucho tiempo con una economía basada en ese animal, hasta el punto en que, como sabrás, la época de la matanza es un acontecimiento que se acompaña con fiestas, bailes, etc.

Si sumas todas las palabras que se refieren al cerdo, tanto en sus edades (cochinillo, gorrino, lechón, etc.), como a sinónimos (guarro, marrano, cerdo, cochino, puerco) como a los productos derivados de él (recuerda que en el cerdo se aprovecha absolutamente todo, y como decimos por aquí, tiene buenos hasta los andares), la cifra puede realmente asombrar, pero no creo que llegue a más de 20 ó 30 palabras.

Discusión interesante, por cierto. Y me está dando hambre.

Iñaki -

Gracias Suricato por tu apunte, es muy interesante.
Y vaya... parece que lo de los camellos ha despertado interés. :-) No he tenido tiempo pero trataré de buscarlo... Efectivamente, Elías, lo que dices es lo lógico pero también es lógico pensar que en la vida Árabe todo giraba en torno a camellos y caballos. Como comentas puede haber un nombre para un camello recién nacido, para uno de un año, para uno de colores... o mil cosas más. También decir "lenguaje árabe" es como muy genérico. Hay cantidad de variedades de árabe. Hay un árabe culto y para escritos y otro más coloquial de "andar por casa", incluso, el árabe que habla un Egipcio es diferente al que se habla en Irán. En fin... Que prometo tratar de informarme bien.....
Un saludo y gracias por vuestros comentarios.

elSuricatoRojo -

Al parecer "Montevideo", viene de:
"MONTE VI (sexto) De Este a Oeste". Al parecer se puso el nombre a la localización donde posteriormente se establecería un asentamiento desde un barco fondeado en una bahía.

Elias -

Te dejé ese comentario, Iñaki, porque hay un universal lingüístico ampliamente aceptado que es el de la economía del lenguaje: la lengua va eliminando términos repetidos, para evitar un sobreesfuerzo memorístico y hacer más eficiente la comunicación. En los pocos casos en que hay sinónimos absolutos (perro y can, veneno y ponzoña, etc) el idioma se va encargando de ir eliminando un término en favor de otro (en los casos citados han prevalecido perro y veneno, por ejemplo).

Si bien sigue habiendo sinónimos en todas las lenguas, estos casos son siempre debidos a leves distinciones en el significado (por ejemplo, perro y sabueso) o bien a diferencias estilísticas o sociales (cuello y pescuezo, trabajo y tajo, etc.).

En el caso de que hubiese varios términos en el árabe o cualquier otra lengua para referirse a los caballos, esto debería deberse principalmente a dos factores: diferencias estilísticas o bien diferencias de significado. Por ejemplo, si tienen caballos como animales de carga, o de batalla, o como montura, es posible que haya una palabra diferente para cada caso (aunque no es demasiado frecuente).

Incluso en casos en que un determinado animal haya sido muy importante para determinadas culturas (por ejemplo, el caballo en las culturas europeas, o el camello en las de medio oriente) es casi imposible que haya tantos términos para una sola realidad (aunque, metiéndonos en más honduras lingüísticas, las palabras no expresan "realidades" sino "conceptos"). Es totalmente antieconómico, y además me resulta difícil imaginar 3.000 conceptos distintos de caballo, y más difícil todavía que, existiendo un menor número de conceptos, el idioma conserve tantos términos que en el habla corriente no tendrían demasiada utilidad.

En cualquier caso, si encuentras la fuente de esa afirmación, sería interesante echarle un vistazo.

Y te felicito por el blog, es uno de los mejores descubrimientos que he hecho últimamente.

JuanCar -

Me gustan bastante estas cosas que he leído hasta ahora en tu sitio (¿página?¿blog?..===)
Gracias por esos soplos...
Estaría muy bien que te animaras y nos contases acerca de cómo es posible tener 3000 palabras en un mismo idioma que signifiquen 'caballo'....

Iñaki -

Hola Elías:
Lo cierto es que ahora no encuentro de donde lo saqué, pero me pareció un lugar serio.
Acostumbro a ser un poco "escrupuloso" con lo que pongo en el blog pero es que me pareció tan sorprendente que no me resistí...
Intentaré averiguar algo más...
Gracias por tu comentario y un saludo.

Elias -

Buen artículo.

Un apunte: lo de las 3.000 palabras para decir "caballo" y 9.000 para "camello" es falso con una seguridad de un 99%. ¿Podrías citar alguna fuente?

Iñaki -

Qué sí, qué sí... que lo bien hecho, bien parece. Para rumorologías y cosas cogidas por los pelos ya tenemos al Iker Jimenez :-). El sentido de Vándalos en el "Al-Andalus" no es el de slvaje, por lo que no encaja en este artículo.
En lo que no te doy la razón es en lo de "la "gran cultura árabe" no es más que un mito"
Era el pueblo más avanzado del momento. Sólo un apunte, gracias a los Árabes han llegado hasta nosotros la mayoría de textos Griegos y Romanos, sino hubieran desparecido. Pero como dices, puede que sea tema para otro artículo... ;-)

Un saludo.

jonathan -

JAJAJA tampoco hacía falta eso hombre, por cierto que lo de la "gran cultura árabe" no es más que un mito, ahí tienes tema para varios artículos ;-)

Un saludo

Iñaki -

Quitado del artículo por poco riguroso...
Andalucía: Proviene de la palabra "Al-Andalus" y es el nombre que dieron los Árabes a la hispania conquistada. Su significado literal es "Tierra de salvajes" y es que la hispania Visigoda estaba a años luz de la sociedad Árabe de la época.

Iñaki -

Hola jonathan:
Tengo que darte la razón y ya me jo** ;-) (es coña). Ha sido mi culpa por no contrastar un poco más lo que había leído. Por lo que he estado viendo el tema del origen de Al-Andalus es poco claro,así que prefiero quitarlo del artículo aunque lo postearé aquí para que la gente sepa de que va el tema. Gracias por tu aportación y por leerme.
Un cordial saludo.

jonathan -

Hola Iñaki:

Una discrepancia, Al-Andalus, viene de "Tierra de vandalos" que eran los que vivían en lo que hoy conocemos como "el Magreb" y por extensión luego llamaron así también a Hispania.

Lo de que vandalos halla llegado a nuestros días como sinónimo de "salvajes", es porque arrasaban con todo cuanto conquistaban (otra palabra para tu diccionario)

Iñaki -

Hola Gabriel:
Gracias por tu comentario y por leerme.
Un saludo.

Gabriel -

Como siempre, muy interesante todo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres