Blogia
Historias con Historia

El Fracaso de Da Vinci

El Fracaso de Da Vinci.

 

De Leonardo Da Vinci se podría decir, sin temor a equivocarse, que ha sido la persona con los más variados talentos de la historia. Fue arquitecto, pintor, escultor, inventor, ingeniero... desenvolviéndose en todos ellos con particular maestría. Pero hubo una disciplina en la que fracasó estrepitosamente a pesar de sentir verdadera pasión por ella. Se trata de la gastronomía y es que según decían sus coetáneos, Da Vinci fue un mal Chef.

Su primer fracaso fue una casa de comidas que tuvo la desgracia de que, en una pelea de parroquianos, ardió por los cuatro costados. Leonardo no se amilanó y la reabrió con el nombre de "All'insegna delle tre ranocchie di Sandro e Leonardo"("La señal de las tres ranas de Sandro y Leonardo") y teniendo a Sandro Boticelli como socio. Fue otro fiasco. El modo de cocinar de Da Vinci no gustaba a nadie.

 

Ilustración de una cocina de la época.


Leonardo olvida el camino de empresario y busca trabajo presentando este "pequeño curriculum" que él mismo escribe.

"No tengo par en la fabricación de puentes, fortificaciones, catapultas y otros muchos dispositivos secretos que no me atrevo a confiar en este papel. Mis pinturas y esculturas pueden compararse ventajosamente a las de cualquier artista. Soy maestro en contar acertijos y atar nudos. Y hago pasteles que no tienen igual"

 

Inventó el molinillo para pimienta. Este imitando a un faro.

 

Con semejantes referencias el Gran Duque de Milán, Ludovico Sforza (Il Moro) , lo nombra "consejero de fortificaciones y maestro de festejos y banquetes de la corte", encargándole que prepare el menú para el banquete de la boda de su sobrina.Da Vinci hace lo posible por esmerarse y presenta a Ludovico el siguiente menú:

Una anchoa enrollada descansando sobre una rebanada de nabo tallada a semejanza de una rana.

Otra anchoa enroscada alrededor de un brote de col

Una zanahoria, bellamente tallada.

El corazón de una alcachofa

Dos mitades de pepinillo sobre una hoja de lechuga

La pechuga de una curruca

El huevo de un avefría

Los testículos de un cordero con crema fría

La pata de una rana sobre una hoja de diente de león

La pezuña de una oveja hervida, deshuesada.

Cuando comenzaron a servir los platos al Duque para que los probara, este debió de quedarse como nos hemos quedado muchos de nosotros cuando hemos comido en un restaurante de "Nouvelle couisinie", con hambre y preguntándonos que para que sirve tanto plato, si luego no hay más que un par de pequeños montones de origen desconocido.

 

Asador múltiple.

Claramente, a Ludovico no le agradó lo más mínimo lo presentado por Leonardo. El Duque le impone un menú más simple pero contundente y más acorde con los gustos de la época.

600 salchichas de sesos de cerdo de Bolonia

300 zamponi (pata de cerdo rellenas) de Módena

1.200 pasteles redondos de Ferrara

200 terneras, capones y gansos

60 pavos reales, cisnes y garzas reales

Mazapán de Siena

Queso de Gorgonzola que ha de llevar el sello de la Cofradía de Maestros Queseros

La carne picada de Monza

2.000 ostras de Venecia

Macarrones de Génova

Esturión en bastante cantidad

Trufas

Puré de nabos

En vista del "éxito" logrado, Leonardo se propone entonces mejorar las cocinas del palacio haciéndolas más eficientes. Estas son las directrices que se marca:

"En primer lugar, es necesaria una fuente de fuego constante. Además una provisión constante de agua hirviendo. Después un suelo que esté siempre limpio. También aparatos para limpiar, moler, rebanar, pelar y cortar. Además, un ingenio para apartar de la cocina los tufos y hedores y ennoblecerla así con un ambiente dulce y fragante. Y también música, pues los hombres trabajan mejor y más alegremente allí donde hay música. Y, por último, un ingenio para eliminar las ranas de los barriles de agua de beber."

Así que desarrolla una fuente constante de calor para cocinar, agua caliente siempre a disposición, artefacto para pelar, triturar y cortar los varios ingredientes, estudia la manera de eliminar los malos olores y extraer el humo de la cocina, construye el primer extractor de humos. Para tener limpio el piso de la cocina emplea dos bueyes que arrastran un gran cepillo con un chorro de agua . Una toma de agua para apagar los incendios muy comunes en la cocina de entonces. Estos son los dibujos de algunos de estos ingenios.

 

Extractor de humos.
Picador de ajos.
Máquina para hacer pasta.
Picador para vacas (sic)¡¿Sorprendido
Trampa para ranas.

El día del banquete fue un gran desastre. La gente siente pavor ante alguno de sus inventos y los bueyes de limpieza se asustan haciendo sus necesidades por todas partes y aumentando el caos existente.

Después de esto, el Duque Ludovico le "invita gentilmente" a un retiro espiritual en el convento de Santa María de las Gracias en Milán. Además de realizar allí alguna de sus más grandes obras como la de "La última cena", consigue hacerse con el control de la cocina para desgracia de los pobres frailes que son utilizados por Leonardo como conejillos de indias para sus creaciones culinarias. A través del prior, los frailes hacen llegar sus lamentos al duque Ludovico quejándose que se morían de hambre después de dos años que llevaba allí Leonardo preparando sus "horrendos platos".

 

"La última cena". ¿Los platos pintados serán recetas de Leonardo?

Leonardo se traslada al castillo de Cloux en Francia donde moriría años más tarde. Se ignora si efectivamente sus platos eran tan malos como dicen, pero lo que queda claro es que Leonardo Da Vinci, siempre iba muchos pasos por delante del resto del mundo.

 

NOTA ACLARATORIA:

Todo lo que acaba usted de leer, menos algunas referencia biográfica, puede no ser cierto. Las informaciones que desarrollan la exposición sobre Leonardo cocinero están basadas en su mayoría en el "Codex  Romanoff". No es fácil hacer completamente luz sobre la verdadera historia de los genios, de su vida, de sus aficiones, de sus fracasos y de sus padecimientos. Por estos motivos su vida se mezcla con la leyenda. Y una de ésta podría ser el código mencionado. Se dice que es propiedad de una 'reservada' familia italiana, escrito a máquina después de la segunda guerra mundial. En su introducción, el amanuense, un tal Pasquale Pisapia, copia a mano un manuscrito de notas originales de Leonardo da Vinci, depositada el el Museo del Ermitage de San Petersburgo.

 

Más:

http://www.pasqualinonet.com.ar/La%20comida%20genial.htm#Leonardo

http://www.eltiempo.com/participacion/blogs/default/un_articulo.php?id_blog=3393025&id_recurso=350001764

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

dren -

la "trampa para ranas" es, si no me equivoco, una maquina para forjar hojas de espadas. igualmente la maquina para hacer pasta y el picador de vacas parecen mas otras cosas, no?

yprh -

Ay, me ha encantado. No conocía ésta faceta suya. Yo hubiera hecho de conejillo de indias encantada, seguro que tenía su cosa.

Fran -

Seria un genio pero inventar un extractor y a la par meter 2 bueyes en una cocina no tiene mucho sentido :P

Alejandro -

Seguramente Leonardo no tenía desarrollados los sentidos del gusto y el olfato. Cuanto menos, las recetas del gran maestro son divertidas y con un cierto aire bizarro.

Ginebra -

Uf, una vez me leí una colección de recetas de Leonardo y me quedé horrorizada. No había manera de meter mano a aquello.

isobel -

cuando te encuentras con un creador, aunque lo cambies de oficio seguirá inventando, va en su ser, Ahora... lo difícil sería que hiciese dos veces el mismo plato.

Lordvader -

Muy bueno, por cierto, lo del picador de vacas me ha encantado. :-O
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres