Blogia
Historias con Historia

¿Fusilados por cobardes?

¿Fusilados por cobardes?

En un post anterior , hablaba de lo increiblemente sangrienta que fue la I Guerra Mundial en general y la batalla de Somme en particular. Explicaba que las razones de tan descomunal sangría fueron que se generalizó el uso de armas automáticas con una cadencia de disparo desconocida hasta entonces, también la artillería mejoró su eficacia de modo abrumador, tanto por precisión de tiro, como por alcance y por el brutal aumento en la calidad y cantidad de explosivos en las piezas artilleras. La aviación dió sus primeros pasos en conflictos, así como los tanques y se hizo uso de un modo indiscriminado de armas químicas tales como el Sarín o el gas mostaza . En general el armamento había evolucionado muchísimo en los anteriores cien años, pero no así las tácticas en el campo de batalla, que seguían ancladas en tiempos Napoleónicos, es decir, ejercitos enfrentados en línea cuya única misión era servir de carne de cañón para poder conquistar terreno, lo malo era que los cañones de principios de siglo XX tenían un hambre insaciable.

Pues bien, al escribir este post me vino a la memoria el caso de unos 300 británicos que en su día fueron fusilados acusados de cobardía o deserción. La mayoría de estos hombres que cayeron frente a un pelotón de fusilamiento eran soldados que no tenían heridas visibles en su cuerpo pero sufrían de fuertes temblores, paralisis momentaneas y pérdida de orientación. Los médicos de aquella época, por desconocimiento y falta de escrúpulos creyeron que estos hombres fingían para no ir al frente y por ello fueron acusados de cobardía y fusilados.

Las hijas de uno de estos fusilados, el soldado Harry Farr, sabían de sobra que su padre nunca fue un cobarde (se alistó voluntario, le hirieron varias veces y volvió al frente. Incluso cuando lo fusilaron no quiso que le vendaran los ojos) y por ello litigaron incansablemente hasta que por fin consiguieron limpiar el expediente de su padre y borrar de él la sentencia "Fusilado por cobarde". Pongo un par de videos que, aunque en inglés, creo que son muy ilustrativos (a mi me sorprendieron tanto que por eso escribo este post).

¿Qué ocurrió para que el muy orgulloso ejército británico diera marcha atrás en su decisión? Pues, que se dieron cuenta que aquellos pobres hombres sufrieron del primer estrés de combate o trauma de guerra del que se tenía noticia. Las guerras en las trincheras, los interminables y potentísimos bombardeos, el salir a campo abierto frente a una línea de ametralladoras viendo como revientan al que va a tu lado... Todo eso echa abajo el temple de cualquiera. Todas las guerras son un inmenso error pero en el caso de la I Guerra Mundial ese error se convirtió en una de las pesadillas más cruentas y espeluznantes a las que se ha enfrentado la humanidad. Ojalá no se repita nunca.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Iñaki -

Hola Dolores... Si que conozco "Senderos de gloria" es una gran película aunque no caí en la cuenta cuando escribí la entrada. Es una buena referencia...
Un saludo y gracias por tu comentario y por leerme.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Dolores -

Muy bueno tu blog, escribo este comentario sólo porque esta historia me ha recordado la película de Stanley Kubrick "Senderos de gloria", es más, es el argumento de la peli, aunque a lo mejor ya la conoces y no has escrito nada referente por falta de espacio o ganas ;)A mí me encantó, la protagoniza Kirk Douglas y en ella se dice la famosa cita "El patriotismo es el último refugio de los sinvergüenzas".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres