Blogia
Historias con Historia

Las Encamisadas. Acciones Comando

 

 

 

Las Encamisadas eran incursiones, por lo general nocturnas, donde un grupo reducido de soldados(no más de 50) y con armamento ligero (pistolas y daga o espada) realizaban sabotajes y ataques rápidos a los campamentos enemigos al más puro estilo comando. Su principal objetivo era degollar lo más y mejor posible e inutilizar el armamento del enemigo (mataban a los caballos, inutilizaban los cañones, volaban los polvorines...)

Se llamaban encamisadas, porque sus componentes se ponían sus camisas blancas por encima del resto de la ropa para que así se les distinguiera mejor en la oscuridad. Pero muchísimo mejor que yo, lo explica maravillosamente Don Arturo Perez Reverte en su libro "El Sol de Breda" de su saga Alatriste...

"... y todos llevaban las camisas puestas por fuera, sobre jubones y coletos, para reconocerse unos a otros en la oscuridad. Era éste uso corriente entre las tropas españolas, y de ahí proviene el nombre de encamisadas que dábase a tales acciones nocturnas. Se trataba de aprovechar la natural agresividad y la destreza de nuestra gente en combate cuerpo a cuerpo para, infiltrándose en campo hereje, dar a rebato sobre el enemigo, matar cuanto fuera posible, incendiar sus barracas y tiendas sólo en el momento de la retirada para no hacer luz, y luego largarse a toda prisa."

 

 

Hubo numerosas encamisadas y algunas de ellas fueron muy sonadas como la de Amiens, la del dique de Sevenberge o la encamisada de Mons .

"De todas ellas, que menudearon en Flandes(encamisadas), fue famosa la de Mons: quinientos tudescos a sueldo de los orangistas muertos, y su campamento hecho cenizas."

NOTA: En esta acción estuvo a punto de morir Guillermo de Orange, el jefe de los rebeldes flamencos, al que salvaron los ladridos de Kuntze, su perra blanca de raza española que dormía a su lado. Se dijo, que a partir de entonces, durmió siempre con el animal.

Los integrantes de las encamisadas eran siempre los soldados que mostraban más valor y arrojo.

"Como se trataba siempre de tropas escogidas, participar en una encamisada se consideraba de mucha honra entre españoles, y a menudo pugnaban unos con otros por ser de la partida, teniendo a muy agria ofensa verse fuera de ella. "

Tanto es así que según nos cuenta Don Arturo, en una ocasión ocurrió esto...

"... aquella otra en la que sólo medio centenar fue elegido para dar un golpe de mano nocturno, y a la hora de la partida llegaron de todas partes soldados espontáneos que pretendían incluirse en ella, por su cuenta; y al cabo, cuando se empezó a caminar, en vez del silencio acostumbrado todo era algarabía y discusiones en mitad de la noche, que más parecía razzia moruna que encamisada de españoles, con tres centenares de hombres apresurándose por el camino para llegar antes que los otros, y el enemigo despertándose sorprendido para ver venírsele encima una nube de energúmenos enloquecidos, vociferantes y en camisa, que lo mismo acuchillaban sin cuartel que se increpaban entre ellos, compitiendo por quién degollaba más y mejor."

En esto no hemos cambiado, vayamos donde vayamos, siempre se nos tiene que notar somos españoles.

 

Más:

"El Sol de Breda" - Don Arturo Perez Reverte. o cualquier título de la saga Alatriste.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

angel -

Mucho me temo que los de ahora metemos mas bien poco miedo...
Entre la logse, y las play stesion ( o como se llame), dudo que en todo el territorio encontraramos a 50 capaces....

JAAC -

Seguimos siendo bastante ruidosillos, sí, pero lo cierto es que no todos los grupos ruidosos son de españoles, no siempre se nos descubre.

Ginebra -

Ay, cuánta razón tiene usted!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres