Blogia
Historias con Historia

De la Koka a la Cocaína

De la Koka a la Cocaína.

 


Arbusto de Koka

Encolerizado, el dios cruel había condenado a un pueblo inocente a vagar hasta el fin de los tiempos por los altiplanicies de los Andes. Afortunadamente, los hijos del Sol, Manco Capac y su hermana-esposa Mamo Ocio, dignidades propicias velaban por los infortunados. Para que pudieran resistir el hambre y el frío les enseñaron a mascar las hojas verdes de un arbusto: la Koka. De esta manera pudo sobrevivir la raza inca.

Esta leyenda fue la que le contaron los nativos peruanos a los primeros conquistadores españoles cuando estos preguntaron sobre el origen de esa planta de extrañas propiedades y que llamaban Koka (Arbusto divino). De la auténtica procedencia de esta planta poco se sabe y aunque los vestigios arqueológicos más antiguos que se tienen datan del año 500, es seguro que su uso se remonta muchísimo más atrás en el tiempo.

Durante el imperio Inca los grandes señores, los únicos que podían plantar este arbusto de carácter divino, mascaban sus hojas y los sacerdotes las utilizaban como ofrenda quemándolas en honra de sus dioses. También era utilizada a modo de moneda para el intercambio de cosas.

 

Los españoles no tardan en adaptarse a la nueva sustancia aunque, según nos cuenta  el Inca Garcilaso de la Vega , en un principio eran algo reacios a mascarla.

"Los españoles han estado largo tiempo sin querer mascar, porque les horrorizaban las acciones todas de los indios; mas, al fin, hanse acostumbrado y aficionado a ello."

Para acabar con esta moda que se considera nociva, la iglesia prohíbe el mascar coca bajo pena de excomunión, algo que no impide que muchos españoles hagan fortuna con su comercialización. Aunque tampoco el clero de Cuzco hace ascos al diezmo que cobra por su comercio.

Su uso se extiende por Europa a partir de 1750 a raíz de la llegada de los primeros arbustos al viejo continente. Es usado principalmente como estimulante y analgésico.

 

!Camarero¡ Una coca de los Incas.
El mejor aperitivo.

 

En el siglo XIX, el químico Angelo Mariani , crea el "Vino Mariani", una bebida hecha a base de vino de Burdeos y extracto de coca. Su éxito fue tan arrollador que el Papa León XIII presta su efigie para la etiqueta y el Vaticano concede una medalla de oro a su inventor en reconocimiento a la capacidad de esa bebida para "apoyar el ascético retiro de Su Santidad".

 


Este era su eslogan comercial.

"Nueva vida, nuevo vigor. Vino tónico y estimulante que fortalece, refresca y restaura las fuerzas vitales. Por exceso de trabajo o por fatiga física o mental, nada igual al Vino Mariani por sus efectos benéficos, inmediatos y duraderos. Esta aseveración se basa en Apoyos escritos de más de 7,000 eminentes médicos y por su uso continuo por más de 30 años en hospitales, instituciones públicas y religiosas de todas partes."

 


En 1859 Albert Niemann logra el aislamiento del alcaloide de la coca y nace la "Cocaína".

 

De sus primeros aplicaciones fue el tratamiento para la adicción a la morfina y como anestésico local. Aunque quien más ayudaría a la difusión de la cocaína como terapia fue Sigmund Freud quien enumeraba así sus aplicaciones.

1) como estimulante, 2) para trastornos gástricos, 3) para la caquexia (pérdida de fuerzas y reservas alimenticias), 4) para curar a morfinómanos y alcohólicos, 5) en aplicaciones locales, y 6) como afrodisiaco.

Por estas fechas se desarrollan a partir de la cocaína distintos tipos de anestésicos locales. Principalmente para dentistas y oftalmólogos.

 

Cocaina para el dolor de muelas.

Durante algún un tiempo la cocaína, como símbolo de la medicina moderna, era ingrediente fundamental de cualquier brebaje que saliera a la venta.

 

Tónico con cocaína para el cuidado del cabello.

 

También en esa época proliferan las bebidas tónicas cuyo contenido tiene coca o algún derivado (En 1905 había registradas en EEUU hasta 69 de estas bebidas).

 

Establecimiento de principios de siglo XX

Aunque la más popular, sin duda, es la "Coca-Cola" en cuyos orígenes estaba hecha con extracto de coca y nuez de cola (un alucinógeno africano). Más adelante cambiaría estos componentes por cafeína, aunque continua siendo la única empresa del mundo autorizada para importar hoja de coca en cantidades mayores al medio kilogramo.

 

El creador de la Coca-cola junto a una de sus primeras botellas.

 

El uso de la Cocaína por sus nocivos efectos se prohibe al finalizar la II Guerra Mundial.

 

Anuncio de la Gaceta de Madrid. 1937.

Actualmente algunos de sus derivados como la lidocaína o benzocaína son usados como método anestésico.

 

Más:

http://es.wikipedia.org/wiki/Coca%C3%ADna

http://www.mind-surf.net/drogas/cocaina.htm

Página con publicidad de Vino Mariani.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Fer -

En mi tierra utilizaban la hoja de la planta de coca como suplemento para mitigar el hambre y tener mayor vigor al momento de realizar las labores del campo. Un buen desayuno y una cena para todo el dìa, el resto de horas trabajando en las chacras y, nunca supe de alguien que se haya vuelto adicto a dichas plantas. Excelente tema, saludos.

Alejandro -

Muy buen artículo! Quisiera ampliar un poquito mas con respecto a lo de la Coca Cola, donde no queda taaan claro si se sigue usando o no la coca, pero al demonizar esta planta, cubren las apariencias de manera sugestiva... Esto está en un libro de un autor indígena de Argentina, que tuve el gustazo de conocer. Este libro puede bajarse gratis de su sitio,
http://www.toqo.com.ar/libros/info/1
Aparte del tema de la coca, los otros temas de ese libro son por demás interesantes.
Saludos, y muy buen blog! Lo leo desde hace mas de 5 meses y me parece genial!!

Elías -

Excelente artículo, como siempre. Pero creo que debes corregir un error. El Garcilaso de la Vega al que te refieres no es el poeta, al que enlazas, sino el conocido como el Inca Garcilaso de la Vega (http://es.wikipedia.org/wiki/Inca_Garcilaso_de_la_Vega)

Un saludazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres