Blogia
Historias con Historia

Bombardeos sobre los Estados Unidos

 

Nobuo Fujita
Existe la creencia general, incluso entre los mismo estadounidenses, que hasta la llegada del 11-S, el territorio continental de los Estados Unidos se ha mantenido siempre a salvo de ataques y bombardeos enemigos. Y aunque, para hacer honor a la verdad, llamar bombardeos a las acciones que ocurrieron es exagerar un poco, lo cierto es que en varias ocasiones durante la II Guerra Mundial, los japoneses lograron arrojar bombas sobre suelo americano.
La primera vez fue en 1942 siguiendo el plan ideado por un audaz e ingenioso aviador Japonés llamado Nobuo Fujita. El plan consistía en lanzar ataques aéreos desde unos sumergibles diseñados para el transporte y lanzamiento de aviones (Japón fue la única potencia en tener este sistema de los que llegó a construir hasta 41 submarinos).

 

 

 

Avión despegando de un submarino.
Aunque cuando Fujita ideó el plan su intención era atacar el canal de Panamá, sus superiores ordenaron que se lanzaran los ataques sobre los Estador Unidos y sería el mismo Fujita el piloto encargado de la primera incursión. La idea era lanzar bombas incendiarias sobre los extensos bosques de Oregón y así provocar descomunales incendios que aterrorizaran a la población.

Despegó la noche del 9 de Septiembre junto a su observador de vuelo y su espada samurai, la espada de sus antepasados, de más de 400 años y que siempre portaba en la batalla. Se adentró 80 kilómetros en territorio enemigo hasta los grandes bosques del parque nacional del monte Emily y dejó caer las 6 bombas de 75 Kg. que dispersaban al detonar 520 bolitas incendiarias en un área de 90 metros cuadrados.
Repitió otro ataque similar el día 29 y una vez de vuelta al sumergible salieron por patas pensando que habían preparado una buena. Nada más lejos de la realidad. Las condiciones climatológicas habían sido las misma los dos días, lluvia, y las bombas que habían lanzado apenas habían abrasado pequeñas porciones de terreno.


Fujita con su hidroavión.

Lo más curioso de esta historia fue que en 1962, el viejo piloto reconvertido en comerciante de metales, recibió una invitación para viajar a Brookings, la única localidad que se vio un poco afectada por sus bombas y donde fue tan gratamente recibido que para corresponder aquel gesto, regaló al pueblo de Brookings su bien más preciado, la espada samurai de sus antepasados.

 

 

Fujita junto a la espada donada.

El siguiente ataque aéreo se realizó en 1944 y en esta ocasión el medio utilizado fueron los "Fugo" o globos bomba. Estos eran unos globos construidos de papel y que se hinchaban con hidrógeno. Dependiendo de las condiciones meteorológicas, podían recorrer hasta 8.000 Kms. en tres días a una altitud de unos 9Km.

Estos ingenios, podían transportar una carga de hasta 900 Kg. y llevaban varios artefactos explosivos (incendiarios, fragmentación...) que por medio de un sensor conectado a un altímetro, se soltaban cuando descendían a cierta altura.

Nota: Consiguieron "capturar" uno de estos globos al vuelo. Un extremadamente hábil piloto americano de caza divisó uno y poco a poco, a base de "empujones" con su ala, logró hacer que llegara a tierra)

 




La intención era provocar el caos y el pánico entre la población y se llegaron a soltar hasta 9.000 de estos globos, aunque su efectividad fue mínima. Apenas llegaron a 500 los que se llegaron a observar o aterrizar y muy pocos explosionaron correctamente. Por desgracia si produjeron víctimas (las únicas en suelo americano durante la guerra). Fueron una mujer y cinco niños que estando de excursión, vieron un extraño objeto colgando de un árbol y quisieron bajarlo a base de tirar de él. El artefacto explotó.



Este suceso fue ferreamente censurado y la población no se enteró de lo sucedido. Principalmente no se quería alarmar a la población, pero también logró que los japonese desistieran de seguir lanzando globos ya que, ante la falta de noticias, pensaron que no estaban llegando.
Todavía hoy en día se siguen encontrando alguno de estos Fugos, el último fue encontrado en Alaska, en 1992.

(NOTA: En un principio los americanos no sabían desde donde les llegaban esos artefactos y llegaron a pesar que lo estaban haciendo los prisioneros japoneses que tenían en campos de prisioneros en la costa Este. Fueron los geólogos, quienes después de analizar la arena de los sacos que servían de lastre al globo, descubrieron su procedencia.
Aporte de Arc junto a este enlace .)

 

 

 

 

Visto en el libro:

 

"Las 100 mejores anécdotas de la II guerra mundial" de Jesús Hernández (Su blog también es muy recomendable)
Más:
http://en.wikipedia.org/wiki/Nobuo_Fujita

 

http://www.belt.es/noticiasmdb/HOME2_noticias.asp?id=3936 (Artículo en castellano)

 

http://en.wikipedia.org/wiki/Fire_balloon

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Arc -

Los militares estadounidenses estaban desconcertados sobre el origen de estos artefactos y llegaron a creer que procedían de los campos de prisioneros japoneses. Entonces llegaron los geólogos...

http://web.umr.edu/~rogersda/forensic_geology/Japenese%20vengenance%20bombs%20new.htm

Hispa -

Impresionante documento, como siempre.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres